miércoles, 16 de abril de 2014

BMW 328 Mille Miglia Roadster 1.940








Hola sres y especialmente a la srta....ha intervenido en las fotos...jejejeje...ahora en serio,no es perfecto,pero me ha permitido volver ha hacer cochecillos despues de alergia..esa del ojo chungo..ahora parezco un submarinista cuando hago cochecillos...




Un poquito de historia....curiosa pq la gente por aquellos dias,por voluntad y capricho del tio facha ese..el Adolfo se estaba matando....cosas de la historia...



El nombre lo dice todo, y tiene una resonancia legendaria: Mille Miglia. Desde su inicio, esta prueba de carretera que cubre 1000 millas fue considerada como el máximo desafío tanto para los pilotos como para los autos. Aquellos que continuaban hasta el final en la Mille Miglia probaban no sólo su competitividad en el automovilismo deportivo sino también su destreza en la ingeniería automotriz. Entre 1927 y 1957 la Mille Miglia se corrió 24 veces en el norte de Italia.






Era un evento espectacular para los muchos miles de fanáticos del automovilismo y un escenario perfecto para pilotos de carreras tales como Tazio Nuvolari, Stirling Moss, Rudolf Caracciola, Juan Manuel Fangio y Fritz Huschke von Hanstein.




 Pero la Mille Miglia era también una prueba de fortaleza crucial para los fabricantes de autos. En 1925 cuatro jóvenes de Brescia, con tanta fortuna como entusiasmo por las carreras, decidieron transformar su pueblo natal en un centro del automovilismo deportivo.







  Dos años más tarde vieron como sus planes daban fruto. En adelante, en la línea de largada y de llegada en Brescia se armaría una atmósfera de fiesta, donde los numerosos espectadores celebraban con los pilotos y sus automóviles.



Cada año, la fiebre por las carreras se extendía por el país, y no sólo porque los autos que dominaban el evento eran al principio de marcas italianas. La primera Mille Miglia se corrió a través de Bolonia y Florencia hasta Roma y de allí por Ancona, Ferrara, Treviso y Vicenza de vuelta a Brescia.
 
 
 
 
 
 
 
 En los años siguientes la ruta también incluyó caminos de tierra y angostas calles de pueblos. Era una prueba difícil para los pilotos y vehículos por igual en una atmósfera donde el hombre y la máquina eran llevados hasta sus máximos límites físicos.
 
 
 
 
 
 
 
 Sus críticos estaban seriamente preocupados por la seguridad y sus temores se hicieron trágicamente realidad en 1938 cuando diez personas murieron en un terrible accidente cerca de Bolonia. Esta tragedia hizo que el gobierno italiano inmediatamente impusiera la prohibición de las carreras en las calles públicas.
 
 
 
 
 
 
 
 Dos años después, el rally fue reemplazado por el 1er Gran Premio Brescia delle Mille Miglia. Una vez más el trayecto cubría 1000 millas pero esta vez era sobre caminos pavimentados en el triángulo de la ciudad entre Brescia, Cremona y Mantua. Los competidores recorrieron el circuito nueve veces, mientras que los espectadores tuvieron la oportunidad de conocer no sólo un nuevo recorrido sino también un auto triunfal totalmente nuevo. Por muchos años, los bólidos de 8 cilindros de Alfa Romeo dominaron las Mille Miglia con sus motores sobrealimentados que producían hasta 360 hp. Sólo en 1931 pudo Rudolf Caracciola detener la racha ganadora de los italianos con un poderoso Mercedes SSKL sobrealimentado.
 
 
 
 
 
Pero entonces apareció una nueva clase de auto deportivo en los circuitos de carreras de Europa: el BMW 328, de hecho, un vehículo más bien delicado comparado con sus competidores, con su motor de 2 litros y una modesta potencia de 80 hp. Este pequeño class-roadster de 2 litros ganó la Mille Miglia en 1938 permitiendo el avance de BMW. Pero el verdadero gran triunfo fue en 1940 cuando Fritz Huschke von Hanstein y Walter Bäumer lograron una victoria histórica en su BMW 328 Mille Miglia Coupé con una carrocería Touring. Corriendo a una velocidad promedio de 166,7 km/h, marcaron un récord que no sería superado. El auto que salió en segundo lugar, un Alfa Romeo, cruzó la línea de llegada recién un cuarto de hora después que lo hiciera el victorioso BMW 328.
 
 
Pero por encima de todo, sortear los caminos y llegar a la línea final presentaba cada vez más riesgos a media que los autos de carrera adquirían más potencia y velocidad de un año a otro. La tragedia de 1938 se repitió en 1957 cuando en un grave accidente en Guidizzolo murieron 12 personas – y eso marcó el final de la Mille Miglia. Los momentos fascinantes de las Mille Miglia permanecen grabados en los recuerdos de innumerables fanáticos del automovilismo – y se pueden volver a revivir nuevamente hoy en la Mille Miglia storica. En 1977, exactamente medio siglo después de la primera Mille Miglia, se realizó por primera vez una nueva versión de la legendaria carrera.

Para BMW, este espectacular éxito permanecería como la única victoria general en el clásico evento. La Segunda Guerra Mundial inicialmente puso fin no sólo a las Mille Miglia sino también a los eventos de automovilismo deportivo. En su revival en 1947, la Mille Miglia una vez más cubrió el trayecto desde Brescia a Roma ida y vuelta. Tras el triunfo de Alfa Romeo en la carrera inaugural, Ferrari asumió el rol dominante en los años siguientes
 
 
 
Detalles del cochecillo en cuestion,que no fue el ganador...ese otro dia...
 
Ante la falta de tiempo, la carrocería de dos de los tres modelos BMW 328 Roadster programados para competir en el 1er Gran Premio de Brescia delle Mille Miglia de 1940 no fue hecha en Munich, sino que fue fabricada por carroceros de Touring de Milán sobre la base de los diseños de BMW. Así como el BMW 328 Coupé, esta carrocería con una aerodinámica de avanzada y ultra liviana consistía de un marco de espacio tubular con exterior de aluminio. El equipo al volante de este auto estaba formado por Willy Briem y Uli Richter quienes obtuvieron un sobresaliente quinto lugar general en la Mille Miglia de 1940 desempeñando un rol importante en conseguir el premio para BMW.

Año de fabricación: 1940
Motor: 6 cilindros en línea
Cilindrada: 1971 cc
Diámetro / Carrera: 66 x 96 mm
Potencia: 130 bhp a 5750 rpm
Caja: 4 velocidades
Frenos: Alfin de tambor, freno ventilado, placas traseras
Peso: 700 kg
Velocidad máxima: 200 km/h (125 mph)
 

Un saludo,

Jordi
 
 

2 comentarios:

  1. Legendaria carrera, bellos años, gran relato y espectacular miniatura.
    ¿Qué nota le podemos poner?
    ¡Muy bien 10!
    Excelente Jordi.
    Abrazos!

    ResponderEliminar